Empecemos!

Este será uno de tantos blogs que nadie leerá. Probablemente en breve me quede sin nada que contar, al menos por este medio. Así que… ¿por qué demonios estoy aquí? Dentro de poco aquellas cosas que hay que hacer antes de morirse cambiarán. Una de ellas será la de escribir un libro por la de escribir un blog. Pues eso! Esta la tengo hecha, ya sólo me quedan todas las demás.

Pero no es el motivo. Hoy algo ha cambiado y quiero decírselo al mundo. Sí, a ese que no se enterará y que tres narices le importa. Al igual que a mí sea así, pero seguro que me sirve como terapia. Cuando uno convive con el dolor durante tanto tiempo, (204 días hasta hoy… que los he contado), y empieza a ver luz tiene que contarlo. Quizá me precipite, porque esa luz ya la he visto más veces, muy chiquitita, pero la he visto. El caso que nunca llega, o avanzo poco, 0 el túnel es muy largo o tengo una vista muy buena. Esto último no lo descarto. En los reconocimientos, cuando el oculista me envía leer la fila que considera, yo le leo la última. Toma chulería! Pues aunque pueda parecerlo, en realidad es por verle la cara. Pasa del estado de asombro pensando “este ve menos que un gato de escayola” a invitarme a sentarme para rellenar los papeles cuando comprende que me he ido cuatro filas más abajo.

A lo que iba… Que veo esa luz más grande. Sé que me la juego contándolo, porque siempre ha pasado algo. De hecho creo que me ha pasado todo lo que me tenía que pasar. Para mal, claro está! Aún así debo ser un optimista. En el fondo sabes que pasará, porque todo pasa. Unas veces para bien y otras no tanto. Pero metido en el pozo es fácil dejar llevarse por la desesperación. Nunca llega el momento en el que pasa. El dolor es algo tremendo, algo que ya sabéis, pero que os lo cuento yo. No te deja pensar, salvo hacer cálculos sobre cuándo toca cierto calmante, alternado con antiinflamatorio, la bomba de dolantina y esos rescates que alternas en función del horario para mantenerlo algo controlado. Pero uno se duerme y se le pasa la hora. Se duerme de agotamiento, porque las noches suelen ser para dar paseos por un hospital a oscuras, o en una casa dormida al no poder parar en la cama de dolor. En el hospital es mucho peor claro está. Es difícil entender cómo consienten que un paciente deambule noches y noches. Que no descanse y se consuma sin que nadie se tome en serio el problema. En este punto envío un afectuoso saludo a la Unidad del Dolor del Gregorio Marañón (nótese la ironía). Una hora de dolor es ya una mala experiencia. Pero sabes que no es una, ni dos, que además pasan muy despacio. Tampoco es una tarde y esa noche en vela. No son dos días, ni tres, que siguen pasando muy lentos. Tampoco una semana, ni dos. El asunto se prolonga y llegamos al mes sin quedarnos ahí, porque tampoco son tres ni cuatro. Es difícil que entendáis esto. Nadie puede, salvo quien lo sufre debiendo sobreponerse sin saber cuando cesará.

No recuerdo cómo es estar bien sin que nada te duela. Ahora mismo no creo que lo haya estado alguna vez. Creo que siempre algo me ha dolido o tenido molestias, porque no recuerdo esa sensación. Ya contaré qué propició todo esto.

Así que no me digáis que no es para contar que me siento mejor. Que el dolor va cesando. Las molestias perdurarán, pero son sólo eso, molestias y que puedo contarlo.

Creo que esto es un empezar de nuevo, un comienzo y este blog empieza conmigo. Mi terapia. Quiero cambiar cosas, volver a lo que era pero mejorado. Reinventarme en lo que quiero ser. De momento esto está muy solitario, pero espero que haya alguien de vez en cuando. Así que para automotivarme ahí va eso.

Allá que voy!

Anuncios
Categorías: Personal | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: